domingo, 3 de mayo de 2009

La Mejor Amiga Del Mundo...

Ya he sacado conclusiones acerca de como finalizó mi 2008 así que ahora es tiempo de ser positivos.
Es que si hay algo que en el 2008 me hizo completamente feliz es haber conocido a una persona muy especial para mí, tan especial que sin lugar a dudas llegó a cambiarme la vida y a convertir muchas de las tristezas que solía tener en alegría sin límites y muchas de mis preocupaciones anteriores empezaron a carecer de importancia ante la aparición de esta persona.
Como este blog es mío y absolutamente para mi reflexión personal no veo la razón para escribir el nombre de esta persona, porque yo sé muy bien quién es, sé a quién me estoy refiriendo y también sé que jamás me voy a olvidar su nombre y la imagen de su rostro, mientras tenga la facultad de recordar quién soy por mi misma.
Esta persona, con cara de ángel y un espíritu lleno de inocencia surgió en mi camino quizá en el peor momento de angustia, cuando yo sentía que era diferente a toda la gente que me rodeaba y que nunca en ningún momento alguien sería capaz de entenderme. Cuando lloraba para mis adentros la soledad que no se iba, que irónicamente fuera el amigo fiel del que carecía y que me causaba esa tristeza. Llegó a mi vida cuando mi cabeza se veía atormentada por el tornado de un amor primero que me confundía y que ella aclaró para dejar en mí un firmamento soleado y despoblado de nubes.
No puedo más que dar las gracias a está persona, porque fue la única que supo escuchar mis gritos en medio del silencio. Porque fue la única que pudo mirarme a los ojos y entenderme sin palabras. Porque fue como un diario íntimo propio para mí al que pude contarle mis angustias e inquietudes, a la vez que mis euforias y ambiciones.
Pero quizá lo más mágico de todo, fue el hecho de poder verme a mi misma en ella, como un reflejo. Ella me otorgó el espejo de mi propia personalidad, y gracias a esta intervención por su parte pude finalmente conocerme mejor y trasformarme en una persona más concreta, más decidida y, tal vez, más tolerante. Por ello para poder tolerar mejor a los demás y poder llegar conprenderlos más abiertamente me he propuesto trabajar en esta relación, esforzarme para que perdure a través de los años, porque si hay algo que definitivamente no quiero, porque sé que no deseo causarme mas sufrimiento, es perder a este angelito que me hizo los días un poco más soportables.
Los lazos que entre las dos construimos tan rápidamente, las confidencias personales que solo nosotras compartimos, la amistad que en un año pudimos llegar a forjar no sé romperá jamás. Ni el paso del tiempo ni las opiniones de terceros, ni las adversidades destruirán esta relación, porque yo voy a combatir a quién tenga que combatir, voy a pelearla hasta el final para mantenerla con vida. Porque este regalo que me has dado no se desintegrará, este regalo de entregarme tu corazón y yo el mío en un cariño que va mucho más allá del amor entre sexos opuestos, del capricho o el deseo: el amor fraternal.
Voy a esforzarme con toda la vitalidad y esperanza que tengo, con todo el cariño que puedo dar. Porque la felicidad no se consigue fácil, a la felicidad se la alcanza con esfuerzo, trabajando con sangre, sudor y lágrimas, aunque estás quizá no sean materiales.
Por eso y por todo lo que vivimos y por todo lo que seguramente nos tocara vivir y por el milagro brindado por la vida de conocernos solo me queda por decir, en conclusión, gracias mi otra mitad, mi melliza consagrada, mi compañera de fierro, gracias por ser mi mejor a
miga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Catarsis